viernes, 24 de enero de 2014

Picolinato de cromo (07)

Picolinato de cromo (07)
Se ha demostrado que este oligoelemento es eficaz como regulador de las concentraciones de azúcar (glucosa) en la sangre. (Pág. 78).

La ingesta constante de azucares y harinas refinadas produce una depleción de cromo y conduce a incrementos crónicos y patológicos de la producción de insulina. La deficiencia de cromo afecta la sensibilidad celular a la insulina y el metabolismo de la glucosa, lo cual a su vez puede afectar los niveles de energía, de vitalidad y contribuir a generar estados de fatiga y depresión. (Pág. 82).

Datos importantes
· En 1959, el cromo se identificó por primera vez como un elemento que permite que la hormona insulina funcione adecuadamente.
· Los azucares refinados, la harina blanca y la falta de actividad física pueden agotar los niveles de cromo del cuerpo humano.
· El cromo contribuye al control del peso al fomentar el mantenimiento de musculo magro y la perdida de grasa corporal.
· Estudios recientes indican que el picolinato de cromo puede ayudar a disminuir los antojos de alimentos ricos en carbohidratos.

El cromo interviene en el metabolismo y almacenamiento de grasas, proteínas y carbohidratos en el cuerpo humano, las tres categóricas de nutrientes que componen la dieta. El picolinato de cromo se identificó por primera vez en 1959 como una forma de cromo que se encontraba fácilmente en biológicos y que parecía ayudar al mejoramiento de la función de la insulina, En personas diabéticas o en aquellos con resistencia a la insulina, la insulina es menos eficaz en el transporte de azúcar, lo que al final deteriora la función pancreática.

Con el transcurso de los años, se han hecho muchas afirmaciones sobre el cromo, un mineral esencial aunque ignorado. En investigaciones realizadas recientemente se descubrieron beneficios relacionados con la pérdida de peso y salud en general. El cromo, en la forma de picolinato de cromo, tiene más propiedades para examinar.

Aplicaciones
· Control de la obesidad y el peso.
· Tratamiento del síndrome metabólico y la diabetes.
· Tratamiento de la disfunción cardiovascular.
· Tratamiento de los síntomas de la depresión clínica.
· Tratamiento del acné.

Beneficios del picolinato de cromo
El picolinato de cromo cuenta con un impresionante listado de beneficios para la salud, muchos relacionados con el estado físico, el desarrollo muscular y la pérdida de peso: menos peso corporal, riesgo reducido de obesidad, y en consecuencia, menos probabilidad de enfermedades cardiacas. Muchos de estos beneficios pueden estar relacionados con una mayor ingesta dietética de cromo, no necesariamente picolinato de cromo. Sin embargo, el picolinato de cromo parece ser la forma más simple de este mineral para que el cuerpo lo absorba y lo utilice.

Menos hambre ingesta de calorías
Los resultados de un ensayo clínico doble ciego, controlado con placebo realizado al azar y publicado en línea en el periódico Diabetes Technology & Therapeutics, han confirmado finalmente la importancia del picolinato de cromo como un complemento para el control de peso. Este estudio controlado con placebo, llevado a cabo por el Centro de Investigación Biomédica Pennington, el centro de investigación académica sobre nutrición mas grande del mundo, demostró que, para un grupo de 48 mujeres con sobrepeso sin diabetes, un programa de complementos de picolinato de cromo durante ocho semanas redujo los nivele de hambre en un 24 % y la ingesta de alimentos de las mujeres en un 25 %, en comparación con el grupo de control. Las mujeres también experimentaron menos antojos de alimentos con alto contenido graso, lo que sugiere que un complemento periódico de este mineral, podría afectar la secreción de las hormona que regulan el apetito y la saciedad, la sensación de plenitud.

Tratamiento contra la diabetes

El cromo es conocido por mejorar la acción de la insulina en el metabolismo de la glucosa y se descubrió que las personas con diabetes tipo 2 presentan una insuficiencia de cromo. No obstante, generalmente la evidencia de un beneficio directo del complemento de cromo en pacientes diabéticos era escasa hasta que se publicaron los resultados de un importante estudio chino en 1997. En el estudio, 180 diabéticos tomaron un complemento de cromo o un placebo. Después de 120 días, los niveles de glucosa en las personas que recibieron 1000 microgramos por día de picolinato de cromo eran de un 15 % a un 19 % mas bajos que en los casos de pacientes que tomaron un placebo. También mejoraron otros de los marcadores de control de glucosa a largo plazo.

Un metanálisis de estudios recientes relacionados con la diabetes sobre el picolinato de cromo reveló que en 13 de los 15 estudios, el complemento de cromo mejoró, al menos, una medida de control glucémico. A medida que se completan mas estudios, va quedando claro que el cromo se reconocerá mucho mas como un componente vital de una estrategia general con complementos para la prevención y el tratamiento de la diabetes.

Control del peso
Desde 1971, al menos 28 ensayos clínicos han analizado el complemento de cromo y sus efectos sobre el colesterol y los triglicéridos. Estudios doble ciego controlados con placebo han demostrado que el complemento de picolinato de cromo puede ayudar a incrementar la masa corporal magra, reducir el porcentaje de grasa en el cuerpo y reducir el peso corporal general cuando forma parte de un programa de dieta y actividad física saludables. Un estudio con sujetos obesos demostró que el complemento de picolinato de cromo mejora la composición corporal general (incrementando el músculo y reduciendo la grasa) incluso cuando los sujetos no seguían una dieta especial. En otro estudio de pacientes obesos con programas nutricionales muy bajos en contenido calórico, el complemento de cromo ayudó a los pacientes a aumentar la masa magra.

Disminución de los síntomas de depresión
Investigaciones recientes han revelado un sorprendente vínculo potencial entre el picolinato de cromo y los procesos metabólicos y bioquímicas subyacentes a los trastornos del estado de ánimo y la depresión. El Dr. Jonathan Davidson de la Universidad de Duke publicó los resultados de un estudio en el que se administraron complementos de cromo a 15 pacientes con una depresión atípica, quienes luego exhibieron mejoras significativas en cuanto a determinadas conductas, como impotencia, hostilidad, alimentación en exceso y fatiga. Aun mas interesante es el hecho deque el complemento de picolinato de cromo alivió todos los síntomas en un 60 % de los sujetos del estudio.

Ensayos clínicos en curso, están sentando las bases de una nueva noción sobre la función del picolinato de cromo en la producción, mantenimiento o eficacia de los neurotransmisores. Esta sustancias químicas esenciales, que se agotan como parte de la matriz estrés – insomnio que mencionamos anteriormente, podrían estar vinculadas con el cromo en manera que aun no se comprende claramente.

Conexiones entre los nutrientes

· El picolinato de cromo puede afectar o ser afectado por los siguientes nutrientes:
· Vitamina C. La insulina facilita el flujo de la vitamina C dentro de la célula, por lo que una menor resistencia a la insulina podría conferir un beneficio adicional de mayor actividad antioxidante de la vitamina C.
· Biotina. Los estudios realizados sugieren que agregar biotina al cromo, puede mejorar el manejo de las concentraciones de glucosa en los pacientes con diabetes tipo 2.
· Vitamina E. Los tocoferoles como la vitamina E, pueden mejorar la función de la insulina, lo que incrementa los efectos del cromo.
· Manganeso. El manganeso es un activador o cofactor de muchas enzimas involucradas en el metabolismo de los carbohidratos, y su presencia podría incrementar aun mas la capacidad del cromo para regular la glucosa.

Interacciones
No se conocen.

Complemento recomendado y dosificación
· 200 mcg por día como dosis de mantenimiento.
· 500 a 1000 mcg por día para controlar el peso, el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 y la disfunción endotelial y cardiovascular.

Louis Ignarro. Andrew Myers. Salud es riqueza. Editorial Health Value Publications. Estados Unidos de América. Páginas: 82, 78 y 120-123. 2009. ISBN: 13: 978-0-9790229-2-0